4 de agosto de 2009

Vertido de fuel en el Parque Nacional de Doñana

El vertido del buque “SCF Cuacasus” ha afectado a 32 km de playas del Parque Nacional de Doñana. WWF alerta de que un episodio más grave de contaminación produciría una gran catástrofe ecológica en el Parque Nacional de Doñana. El futuro oleoducto de la refinería Balboa, en caso de aprobarse, supondría más de 100 petroleros al año en Doñana. Asimismo, la organización pide a la Junta de Andalucía que no use eufemismos para referirse al Parque Nacional.

Técnicos de WWF han podido comprobar hoy in situ los efectos del vertido sobre los 32 km del Parque Nacional (playa de los Palos, de Castilla, Torrecarboneros o Malandar). La organización también ha confirmado que el fuel se ha alejado 60 km del punto de origen y ha alcanzado la desembocadura del Guadalquivir.

El vertido del SCF Caucasus, estimado en unas 40 toneladas, se puede considerar de pequeñas dimensiones. Sin embargo, es una clara advertencia, pues hay petroleros con capacidad para más de 500.000 toneladas. WWF advierte que, si en vez de este accidente en la boya, fuera el petrolero el que tuviera el problema, la afección sobre el Parque Nacional sería una gran catástrofe ambiental.

Según WWF, a pesar de que la costa de Huelva, de alta sensibilidad ecológica, ya es una de las 6 zonas de mayor riesgo de mareas negras de España, la refinería de CEPSA tiene permiso para duplicar su producción.

Además, el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino está evaluando ambientalmente la refinería Balboa, que se quiere construir en los Santos de Maimona, Badajoz, comunicándose con Huelva, donde descargarán los petroleros, a través de un oleoducto de unos 200 km de longitud. Su abastecimiento requerirá 100 petroleros al año, lo que supone un riesgo totalmente inasumible para un espacio emblemático que cuenta con la mayor figura de protección actualmente existente en nuestro país: la de Parque Nacional.

De hecho, la propia Junta de Andalucía, en sus alegaciones al proyecto, indica que el estudio de impacto ambiental no tiene en cuenta el riesgo que supone para la costa de Huelva el incremento de 100 petroleros al año. También señala que Balboa no ha realizado ningún protocolo en caso de un accidente grave de este tipo. Del mismo modo, Portugal comunicó al Ministerio de Medio Ambiente sus temores del daño que podrían tener sobre sus costas los petroleros de la Refinería Balboa.

Según Juanjo Carmona, responsable de la Oficina para Doñana de WWF España:“Ver los equipos de limpieza eliminando los restos de la marea negra de las playas del Parque Nacional demuestra, pese a las declaraciones de la Junta de Andalucía, que nos encontramos frente a un importante problema ambiental”. Y concluye: “Si se aprueba el oleoducto de Balboa, el riesgo de mareas negras en la zona aumentará por cuatro, un hecho inconcebible para un Parque Nacional. La Junta de Andalucía no tiene un plan de emergencia específico para salvar Doñana en caso de marea negra”.


Respecto al papel de la Junta de Andalucía parece increible que su web, en el apartado de noticias, hable de la suelta de tortugas bobas, pero no se encuentre ninguna referencia a la situación en las playas de Huelva. Y ello pese a que se ha movilizado al personal de la empresa pública Egmasa para recoger el fuel de Doñana.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya, esto es lo que yo llamo manipulación de la información. El derrame es de la empresa CEPSA y sin embargo los verdes van a por un oleoducto que ni siquiera se ha construido. El proyecto de ampliación de la refinería de Cepsa ha sido aprobado sin NINGUNA ALEGACION POR PARTE DE LOS ECOLOGISTAS y es un proyecto de la misma magnitud que Balboa que va a incrementar el tráfico de buques en la misma cantidad que Balboa, pero a ellos ninguna objeción. Está clarísimo que el ensañamiento que tiene este colectivo con el proyecto extremeño va más allá del Medio Ambiente

Playero dijo...

Creo amigo, que podemos discutir sobre la conveniencia o no de la construcción de una refinería en Extremadura, y quizás no nos pongamos de acuerdo (o si).

Pero de lo que aquí se trata, más de estar a favor o en contra de esa refinería, es de discutir sobre si el lugar más idóneo para el abastecimiento de la misma es la costa de Huelva, junto a espacios naturales tan importantes como el Parque Nacional de Doñana o el Paraje Natural de las Marismas del Odiel (reserva de la Biosfera de la UNESCO).

Y es que, desde mi punto de vista este conflicto nos muestra la falta de planificación de las actuaciones que se desarrollan en la costa, así como el reino de taifas en el que parece estar conviertiéndose España (al menos en algunos temas).

En este sentido se nota la falta de una programación nacional, por cuanto cada comunidad autónoma se mira sólo a si misma.

Así hay que recordar varias cosas:

1º El riesgo ambiental se multiplica con el incremento de las instalaciones. Por tanto no puede ser igual una o dos instalaciones de este tipo. En este sentido, en la evaluación de impacto ambiental el efecto sinérgico es un elemento a tener en cuenta.

2º La Ley de patrimonio natural y biodiversidad publicada en diciembre de 2007 nos indica que deben analizarse los impactos de las distintas actuaciones sobre los espacios naturales protegidos cuando estas actuaciones se ubiquen incluso fuera de los espacios protegidos, si previsiblemente le pueden impactar. Este caso es un buen ejemplo.

3º No cabe duda que este tipo de instalaciones tiene un impacto sobre el medio. No hay más que ver la situación de la bahía de Algeciras, donde son constantes los incidentes generados por el tránsito de embarcaciones hacia la refinería.

Por tanto, sin entrar en si se han producido o no alegaciones al proyecto, no cabe duda que el mismo aumenta los riesgos de impactos sobre estos frágiles ecosistemas costeros.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin