11 de septiembre de 2010

Algas para la regeneración de montes quemados

La proliferación de algas que este año está arrasando de una forma inusual los bancos marisqueros del fondo de la Ría de Pontevedra también puede llegar a tener un efecto positivo. Las plantas marinas que están acabando con la producción de almejas y berberechos causando un perjuicio difícilmente subsanable en el sector marisquero pontevedrés son un potencial abono para recuperar zonas de monte devastadas por los incendios y fertilizar jardines públicos y fincas particulares.

El Ayuntamiento de Poio puso en marcha este martes una prueba piloto en un monte del lugar de Camiño Real, en la parroquia de Combarro, para tratar las toneladas de algas que se recogen a diario de los bancos marisqueros y de las playas de la Ría de Pontevedra y llegar a convertirlas en un abono eficaz y sostenible tanto desde el punto de vista medioambiental como económico.

Según explicó el concejal de Medio Ambiente de Poio, Gregorio Agís, el proyecto experimental consiste en tratar las algas recogidas con un líquido especial que acelera su proceso de descomposición y, de esta forma, convierte las algas en un abono de gran calidad. De todas formas, habrá que esperar unos tres meses para saber si la prueba da resultado "y el fertilizante obtenido es de la calidad necesaria para lo que pretendemos".

En la mañana de este martes se trasladaron hasta una parcela de monte de Combarro más de cuatro toneladas de algas previamente retiradas de los bancos marisqueros de Poio y una empresa especializada las roció con una sustancia dotada de unos microorganismos que aceleran el proceso de descomposición y, además, eliminan cualquier posible efecto secundario de la acumulación de las plantas marinas en el monte.

Gregorio Agís indicó que las algas llevan años utilizándose como abono natural en las fincas de las zonas costeras de Galicia, pero tardan habitualmente más de un año en descomponerse y surtir el efecto deseado. Sin embargo, con la utilización de la sustancia que este martes roció las algas de Poio el proceso se acelera y se reduce a poco más de dos meses en verano y unos cuatro meses en invierno "dependiendo de la temperatura ambiente".

El edil de Medio Ambiente explicó que las algas son cada vez más abundantes en las playas y bancos marisqueos del fondo de la Ría de Pontevedra, al parecer, debido al aumento de la temperatura del agua y otros factores climatológicos, de ahí que desde el Ayuntamiento de Poio se haya decidido buscar una solución para darle salida a las toneladas que llegan a retirarse a diario de los arenales.

"El año pasado llegaron a retirar en un solo día de una playa turística 18 carrocetas, esto es, unas 110 toneladas algas", indicó Agís, "y este año aún hay más", de ahí la urgencia de buscar una solución a problema y poner en marcha esta prueba piloto.

En caso de que el experimento surta efecto y se consiga compost de buena calidad, el municipio de Poio lo utilizaría para abonar los jardines y parques municipales, pero también estudiarían cederlo a los vecinos como abono de fincas particulares y utilizarlo para regenerar montes arrasados por los incendios forestales, pues "ya lo hemos consultado a los técnicos y nos han dicho que también es positivo para este uso".

En principio, todo parece indicar que el resultado será bueno, pues "los técnicos de la empresa que nos asesora en este tema dice que las algas tienen muchos nutrientes y eso da abono de buena calidad".

El concejal de Medio Ambiente explicó que con este programa piloto también se evita un problema potencial que ocasiona el vertido incontrolado de algas en el monte, ya que "generan una capa que se seca y es perjudicial porque desprenden unos líquidos que bajan al subsuelo y contaminan las aguas".

Sin embargo, utilizando los acelerantes de la descomposición que incluye este programa, se da un pretratamiento para que ayude a que las algas fermente antes y "se evitaría esta problemática". En caso de que dentro de unos meses se demuestre que el tratamiento utilizado no crea abono de buena calidad, "habría que buscar otra solución" porque "no se puede echar eso en el monte de forma indiscriminada".

Fuente: Acuahoy

1 comentario:

BIOMASA ARAGON dijo...

Realmente interesante este artículo: los que somos de mar adentro no sabíamos esas características de las algas. Ójala todo ello de su fruto. Gracias

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin